911560944

ICTUS - ACCIDENTE CEREBROVÁSCULAR
Rehabilitación de lesiones provocadas por un Ictus

El accidente cerebrovascular agudo (ACVA) o Ictus se produce cuando se interrumpe repentinamente el suministro de sangre de una parte del cerebro. Las neuronas, al dejar de recibir oxígeno o nutrientes de la sangre, mueren y son sustituidas por una cavidad llena de fluido. No todas las células del territorio afectado mueren inmediatamente, sino que hay una parte que están en "riesgo de morir", y con el tratamiento adecuado pueden salvarse.

Puede ser debido a una interrupción en el flujo sanguíneo por un taponamiento de las arterias cerebrales (ACVA/ICTUS isquémico) o por la rotura de un vaso dentro del cerebro (ACVA/ICTUS hemorrágico).

ALTERACIONES QUE PROVOCA UN ICTUS

Hemiparesia

Debilidad en un lado del cuerpo, el movimiento es posible pero con menor fuerza. En ocasiones cursa con otras alteraciones, por ejemplo, si el hemicuerpo afecto es el derecho es probable que haya problemas en el habla.

Hemiplejia

Parálisis de un lado del cuerpo tras una lesión en las vías de conducción de impulsos nerviosos del Sistema Nervioso Central. El hemicuerpo afectado es contralateral al área lesionada. Con frecuencia, además de la parálisis sensitivo-motora, también se encuentran disminuidas otras funciones (visión, audición, habla).

Alteración del control postural

Los factores del mecanismo de control postural normal son la sensibilidad, el tono postural normal (coordinación entre músculos agonistas, antagonistas y sinergistas que permite realizar un movimiento fino y adaptado), la inervación recíproca normal (inervación mutua de partes del cuerpo o grupos musculares que permite sincronizar el movimiento en el tiempo y en el espacio) y la coordinación espacial y temporal normales.

Alteración de la sensibilidad superficial

Alteración de la sensibilidad superficial en el hemicuerpo afecto pudiendo presentar, entre otros:

Alteración de la sensibilidad profunda

Alteración de la sensibilidad profunda en el hemicuerpo afecto, es decir, alteración de los receptores que informan acerca de los movimientos de las diferentes partes del cuerpo y su posición en el espacio. El control propioceptivo nos permite recibir los estímulos internos del cuerpo, integrarlos y generar una respuesta adecuada.

Aparición de reacciones asociadas

Respuestas del Sistema Nervioso Central ante un estímulo que supera el control inhibitorio de la persona afectada. Al aparecer de manera repetitiva en patrones de hipertonía puede generar espasticidad de determinados grupos musculares según cómo sea dicha reacción.

Alteraciones del esquema corporal

Alteraciones del esquema corporal pudiendo generar en el paciente un desconocimiento total de su hemicuerpo afecto, lo cual genera grandes dificultades durante el desarrollo de las actividades diarias o bien al adquirir una postura correcta.

Alteraciones de la conducta y de la percepción

Alteraciones del equilibrio

Cuando se hace necesario reaccionar ante los efectos de la gravedad y los desplazamientos del propio peso corporal. Por ejemplo, en el paciente se observa dificultad para mantenerse alineado en una postura correcta.

Alteraciones de la marcha

Determinadas alteraciones neurológicas modifican las características de la marcha normal generando una marcha característica en cada situación. Entre otros, se puede observar una disminución de la velocidad, una alteración de la sincronía de los movimientos corporales así como falta de equilibrio y estabilidad en los giros.

TERAPIA EN AGUA

LOCALIZACIÓN

PROFESIONALES

Ir arriba